fbpx
  • No hay productos en el carrito.

¿Estamos listos para un nuevo paradigma en la educación?

Las circunstancias actuales nos han llevado a reflexionar acerca de la educación, la necesidad de crear un nuevo paradigma a partir de ella y, sobre lo que es realmente importante, sobre nuestras habilidades y las herramientas que poseemos para navegar la vida. Cuando pensamos en la educación, y su capacidad de prepararnos para dicha travesía, nos surgen cuestionamientos importantes tales como,  ¿es la educación que tenemos la que realmente necesitamos?… ¿o es un modelo obsoleto que clama por cambios profundos?. 

Este tipo de preguntas nos hace reflexionar sobre si estamos listos para nuevos paradigmas que no sólo retan la presencialidad, sino a su vez estrategias pedagógicas capaces de construir agendas colectivas que busquen complementar la educación tradicional con metodologías que inviten al cuidado individual, relacional y con el planeta.

* * *

Este artículo nace de la necesidad de nuestro Club de Agentes de Cambio, de compartir con ustedes, y específicamente contigo que nos estás leyendo, nuestras reflexiones, preguntas y hallazgos a partir de un webinar fascinante con Bernardo Toro, en el cual hablamos del poder del Cuidado.

“Saber cuidar se constituye en el aprendizaje fundamental dentro de los desafíos de supervivencia de la especie porque el cuidado no es una opción: los seres humanos aprendemos a cuidar o perecemos.” Bernardo Toro

Auto-cuidado y auto-conocimiento en la educación 

El cambio de paradigma necesariamente debe gestarse en cada uno de nosotros,  entonces reconocernos como seres complejos: cuerpo, mente, emoción y espíritu, es el primer paso para identificar que en la misma medida debe la educación atender nuestras diferentes dimensiones como seres humanos en lo individual y lo colectivo. 

Si observamos el modelo educativo actual, encontramos una preponderancia de conocimientos abstractos, que son evaluados y premiados desde la individualidad y la competencia académica que está fundamentada en que unos son mejores que otros, validando con ello un paradigma de éxito basado en la individualidad y en la verticalidad. Situación que de fondo mantiene arraigadas en la sociedad creencias discriminatorias y precisa el sostenimiento de la desigualdad social. 

* * *

La invitación que hacemos es a construir una educación que  integre todas nuestras dimensiones como humanos, que fomente el auto-conocimiento y la autoestima mientras nos entrena en  la construcción de relaciones de valor y cooperativas entre nosotros y el medio ambiente. Una educación que reconozca las emociones, que nos instruya en comprenderlas, canalizarlas y gestionarlas. 

Una educación que no le tema a la sexualidad, por el contrario, tenga presente que nuestro cuerpo es el territorio que habitamos, donde las nociones de amor, auto-cuidado y mutuo-cuidado estén presentes, que entendamos que la sexualidad va más allá de lo físico y que de hecho impacta nuestra psiquis en todos los niveles. Así, tendríamos una educación integral, que fomente el bienestar, el cuidado y cooperación, que necesariamente elimine el paradigma de éxito fundamentado en la competencia y la verticalidad y lo sustituya por el paradigma del bienestar individual, comunitario y del ambiente. 

“La empatía siempre entraña la autoconciencia” . Daniel Goleman 

De un paradigma fundado en el éxito a un paradigma fundamentado en el cuidado y la cooperación

Pensar en el éxito como paradigma implica un análisis en al menos dos niveles, individual y comunitario. Y estos dos niveles de análisis están atravesados por una cosmovisión valorativa y ética. Vamos por partes, primero que todo ¿a qué nos referimos con éxito en este artículo y porque pareciera que se torna en un antivalor hoy día? vemos una deformación en la noción de éxito cuando se concibe como la soberanía del ser humano sobre la naturaleza, el rendimiento como medida del mundo y la inmutable jerarquía vertical del privilegiado sobre las periferias. 

Si nos pensamos desde el centro de la cultura, sería casi irracional que un individuo no se conciba así mismo en un sentido aspiracional, de crecimiento, conquista y poder. Lo que se traduce a nivel comunitario en transacciones ganar – perder ya que la motivación dentro de esa lógica se alimenta de la escasez y no de la abundancia.

* * *

Pensar el éxito desde la abundancia que reside en lo local, lo propio, y la autorregulación puede conducirnos a una mayor libertad al respecto, Bernardo Toro invitado especial a nuestro webinar, menciona que la autorregulación “consiste en la capacidad de darse orden a sí mismo para poder ser libre”, y que “la libertad no es posible sino en el orden, pero el único orden que produce libertad es el que yo mismo construyo en cooperación con otros para hacer posible la dignidad de todos”. 

“La autorregulación teniendo, como norte ético los derechos humanos, es el fundamento de la ciudadanía y de la participación social.”

Por eso consideramos y apelamos al éxito con una visión más humana y no por ello ingenua. Esa noción propone transacciones ganar – ganar y se fundamenta en la ética del cuidado y la hospitalidad donde el éxito personal no sea inversamente proporcional al fracaso familiar y donde la cooperación y la noción de comunidad sean las protagonistas en la realización individual y colectiva.   

Pioneros SI hay

Un buen ejemplo de este tipo de paradigma en la educación es el caso de Escuela Nueva, que no es escandinava ni eurocéntrica, es orgullosamente Colombiana en donde desde chiquitos se les enseña a los niños, no el principio guerrero de la fuerza intelectual, sino pasar al altruismo cognitivo que supone el cuidado del intelecto bajo condiciones de aceptación de la debilidad y la cooperatividad humana. 

Necesitamos más amor por lo nuestro y dejar de pensar que el pasto es más verde al otro lado de la cerca, pasar del principio guerrero y dominador de la inteligencia, que ha prevalecido en nuestra sociedad y en nuestros sistemas educativos desde su origen,  a entender y cultivar una inteligencia altruista y solidaria, lo cual en palabras de Toro, “es uno de los mayores desafíos para el futuro sostenible de la sociedad, la empresa y la educación en general.

“ Cuando uno está soñando solo, es sólo un sueño, cuando muchos sueñan juntos, es el principio de una nueva realidad.” Friedensreich Hunderwasser

Si leíste hasta este punto, gracias. Nuestra invitación es a que nos pongamos en la tarea de transformar nuestra forma de estar en el mundo, o en otras palabras, refresquemos la forma cómo vemos el mundo y le damos sentido. 

Seguro al principio dará miedo relativizar posturas, juicios, emociones enquistadas y distinciones pero en definitiva son estas las cuestiones que determinan nuestra apertura o bloqueo al cambio. Tenemos el ejemplo de la Nueva Escuela de Manizales. ¿Qué otras experiencias conoces o te vas a dar la oportunidad de experimentar, para que el éxito, no solo responda a tus deseos individuales?.

Este artículo fue escrito en co-autoría de Jorge Sierra, Lina Oviedo y Maria Luisa Mejía del Club Agentes de Cambio, 2020. 

junio 24, 2020

firmamento

Firmamento es una plataforma que apoya a los emprendedores a co-crear sus ideas desde un propósito genuino, de forma consciente y estratégica, para que tengan un impacto constructivo de largo plazo en la sociedad.

Encuéntranos en:

            

Contacto

E-mail: hola@firmamento.co

Teléfono (Colombia): (+57) 314 881 9528

Políticas de protección de datos.

Términos y condiciones de la academia.

Todos los derechos reservados. Firmamento © 2018

top

Setup Menus in Admin Panel